Jump to content

Historia de un Barbero

  • entries
    5
  • comments
    9
  • views
    12,888

About this blog

blogs_blog_26_desc

Entries in this blog

 

Capítulo III - Historia de un Barbero

Capítulo III Ernesto Harler Relrah quedó paralizado, mientras veía a aquel hombre apuntarle con una pistola. Más allá del temor de perder su vida, la confusión nublaba la mente del barbero. ¿Por qué está pasando esto? Soy una persona honrada! El misterioso individuo parecía disfrutar de la situación, y su barba recién cortada fallaba en ocular una amplia sonrisa. Tan inesperados como el hombre mismo, llegaron los disparos. Las dos balas 9mm viajaron certeramente hacia el lugar exacto a donde fueron apuntadas. El barbero cayó al suelo segundos después del impacto, y recostado junto a la pared observó cómo se iba tiñendo su camisa: el espeso rojo empapó rápidamente la blanca prenda, mezclando su olor con el de la pólvora quemada. Finalmente el harlero alzó la vista y miró agónicamente al grueso individuo. "Esto es lo que les pasa a aquellos que tratan de burlarse de Racsa", dijo tranquilamente el pistolero. "Eres culpable de atentar contra nuestra institución, y por lo tanto, eres enemigo de Racsa." El barbero desesperadamente trató de recordar qué había hecho para merecer este castigo. Comprendiendo su confusión, el hombre aclaró: "Has enviado un correo a Racsa quejándote del servicio, y eso es algo que no podemos tolerar." "Mi queja fue justa", respondió el harlero, acordándose del incidente. "No me había podido conectar en más de 40 minut…". Ernesto vio que el hombre estaba a punto de estallar en ira ante sus palabras, y decidió no terminar la frase. Después de unos segundos con el dedo en el gatillo, el hombre recobró la calma, bajó el arma y miró de nuevo al barbero, esta vez con lástima más que enojo. "Entiende que mientras más tiempo pase yo aquí, menos son tus oportunidades de vivir. Esto es solo una advertencia, pero será la última. De hoy en adelante, considérate con suerte si logras siquiera comprar una tarjeta colibrí." El matón caminó hacia la salida, dándole la espalda al barbero. Justo antes de la puerta, se detuvo y alzó el arma nuevamente con su diestra. Por puro instinto, Ernesto comprendió que debía hacer algo, ¡y rápido! Ágilmente se puso de pie, y con una camisa empapada de gel color rojo, agarró su cuchilla y dio un salto hacia el frente.

Guest

Guest

 

Capítulo II - Historia de un Barbero

Capitulo II La filosa cuchilla fue tan veloz, que aquel hombre de espaldas ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar. Mucho antes de darse cuenta de lo que sucedía, el metálico frío ya viajaba silencioso y certero al cuello del desprevenido hombre. La hoja de la navaja siguió obedientemente las instrucciones que la mano de Ernesto Harler Relrah le ordenaba, y cortaba libremente al individuo que tenía delante. En un parpadeo ya todo había acabado, y el sorprendido hombre yacía todavía de espaldas, inmóvil. "El trabajo ha sido concluido", pensó para sí mismo el harlero*, mientras contemplaba otro trabajo perfecto, terminado rápidamente y tan limpio como fue comenzado. Ernesto esperó unos segundos más a ver si el grueso hombre reaccionaba. Finalmente, éste se puso de pie, lentamente, viendo directamente hacia el barbero. "Ahora compruebo, que las historias son ciertas, y tu destreza verdadera", dijo el extraño individuo, mientras entregaba el dinero correspondiente al corte de pelo y barba. Un barbiere di qualità, pensó el hombre. Ernesto recordó la letra de aquella famosa canción de un barbero de Sevilla, al mismo tiempo que guardaba el dinero en su bolsillo. Per un barbiere, vita piu nobile, no, non si da. Con una orgullosa sonrisa observó el frasco de gel en la esquina, todavía sin empezar, colocado sobre el estante de vieja madera. En el oficio de los barberos, se consideraba un insulto que el cliente solicite gel para complementar el corte de cabello. Se entendía con ese tipo de petición, que el trabajo había sido deficiente y poco apreciado. Sin embargo, aquel envase no había sido usado ni siquiera una vez. "Por eso," siguió el grueso hombre. "…por eso me duele tener que hacer esto…", y del costoso saco Armani, extrajo una pistola con su mano derecha. Y allí, en la barbería de Ernesto Harler Relrah, dos balas 9mm fueron disparadas, con una pistola marca Makarov. *Se le llama harlero a aquel de apellido Harler.

Guest

Guest

 

Capítulo I - Historia de un Barbero

Capítulo I El Reverendo Andrés Constantino Sidorov Asch soltó una pequeña carcajada, al mismo tiempo que le daba una palmada en la espalda al confundido joven. "No, por supuesto que no es ilegal", le aclaraba el reverendo. "De todos modos, recuerda que a nosotros nadie nos puede tocar, y nuestro poder crece más cada día. Pronto estaremos encima del Estado mismo, y no tendremos que preocuparnos por lo que es legal o no." El muchacho de 25 años sonrió tímidamente, tratando de no cometer errores en su primer día de trabajo. Todavía no estaba muy seguro qué labores habría de realizar en tan importante institución, pero por el momento solo se concentraba en seguir los largos pasos del señor y presidente don Andrés Salazar. "Creo que empiezo a comprender, don Andrés", dijo el joven después de un rato. "Llámame don Racsa", le corrigió el alto hombre que tenía enfrente. "Así me han llamado desde hace mucho tiempo, ya sabes, por las iniciales de mi nombre." El muchacho mentalmente formó la palabra con las iniciales de su nuevo jefe. Reverendo Andrés Constantino Sidorov Asch. "Y antes que digas nada, ya sé que es una gran coincidencia que ese sea mi sobrenombre, y que a la vez yo sea el líder de esta organización, pero podrás pensar en eso más tarde." El tono sonó casi como un regaño para el sumiso empleado. "Como te venía diciendo, aquí en Racsa tenemos control total de los servicios de telecomunicaciones. Destruimos a quien sea que se nos oponga, y eliminamos cualquier insinuación de competencia. Los clientes problemáticos son retirados de nuestro servicio y nunca más volverán ni siquiera a usar un celular en este país. Debes sentirte halagado en formar parte de nosotros." "Por supuesto!", respondió entusiasmado el joven, sin saber la forma en que estaba siendo manipulado. "Tenga por seguro que daré mi mejor esfuerzo!" La sonrisa amplia del ingenuo muchacho se desvaneció en un instante, al darse cuenta que su patrono le apuntaba con un arma a la cabeza. "Esta es una Makarov 9mm semiautomática, de fabricación Rusa. De hoy en adelante ésta es tuya y deberás portarla en todo momento." A pesar de su afinidad por las pistolas, el joven dudó en la necesidad de portar armas de fuego para el trabajo tan básico para el que había solicitado. Sin embargo, después de aceptar la fina pistola, le preguntó al reverendo de amplio bigote: "Don Racsa, mi trabajo sigue siendo el mismo para el que yo apliqué?" "Por supuesto, hijo" aclaró don Andrés, "el arma es solo para protegernos de los enemigos. Ahora, pon atención. Este será el lugar donde trabajes." El dedo largo del reverendo apuntaba firme a la oficina número 52. Don Racsa giró casi sin esfuerzo la manilla de la pesada puerta de madera, y dijo casi en un susurro "ahora le perteneces a Racsa. Ven y te enseño tu nuevo trabajo", y ambos entraron a la oscura oficina número 52.

Guest

Guest

 

Notas Introductorias

Saludos. Yo soy El_Barbero, mejor conocido como Ernesto Harler Relrah. Después de algún tiempo de considerar la posibilidad de crear un Blog, finalmente decidí hacer uno que contara una narración, en este caso, contaré la historia del repentino cambio en la vida de un Barbero y de los misteriosos enemigos que intentan destruir su vida. El protagonista llamado Ernesto Harler, se dará cuenta de que la única alternativa que tiene es pelear de regreso contra una organización más poderosa de lo que nadie podría haber imaginado. Cada entrada del Blog será compuesta por un pequeño capítulo que ampliará la historia del barbero. Los capítulos seguirán una secuencia lógica según sean publicados, aunque no necesariamente cronológica dentro de la narración. Todos los nombres utilizados son falsos y no existe ninguna relación de ellos y/o de la trama de la historia con la vida real.

Guest

Guest

×